20 noviembre Comentario del Evangelio

“Jesús entró en Jericó y atravesaba la cuidad. Allí vivía un hombre muy rico llamado Zaqueo, que era el jefe de los publicanos. Él quería ver quién era Jesús, pero no podía a causa de la multitud, porque era de baja estatura. Entonces se adelantó y subió a un sicomoro para poder verlo, porque iba a pasar por allí. Al llegar a ese lugar, Jesús miró hacia arriba y le dijo: «Zaqueo, baja pronto, porque hoy tengo que alojarme en tu casa». Zaqueo bajó rápidamente y lo recibió con alegría. Al ver esto, todos murmuraban, diciendo: «Se ha ido a alojar en casa de un pecador». Pero Zaqueo dijo resueltamente al Señor: «Señor, voy a dar la mitad de mis bienes a los pobres, y si he perjudicado a alguien, le daré cuatro veces más». Y Jesús le dijo: «Hoy ha llegado la salvación a esta casa, ya que también este hombres es un hijo de Abraham, porque el Hijo del hombre vino a buscar y a salvar lo que estaba perdido»“. Lucas 19 (1-10).

Comentario del Evangelio:

Jesús ha venido realizando su misión en distintas ciudades, predicando, haciendo milagros, sanando… Por eso, llega a Jericó con una gran fama que hace que mucha gente acuda a Él, quiera verlo, encontrarse con Él. Entre esa multitud está Zaqueo, el jefe de los publicanos.

¿Quiénes eran los publicanos? Aquellos hombres judíos que cobraban los impuestos a sus coterráneos para el César romano. Por esto eran considerados traidores y pecadores.

Zaqueo, como otros publicanos, no sólo oprimía al pueblo con los altos impuestos, sino que, además, se quedaba con una parte de ellos, consiguiendo así una gran fortuna y el rechazo de los demás.

El texto dice que Zaqueo “era de baja estatura” y por eso tuvo que subir a un sicomoro, un árbol, para poder ver a Jesús…Quizás sólo sea una característica física, pero también podemos ver en esa afirmación una característica de la personalidad de Zaqueo. ¿Cuál era la necesidad de amontonar tantas riquezas? ¿Será, acaso, que su baja autoestima hacía que necesite “subirse” por encima de los demás, sintiéndose más valioso por sus posesiones y apariencias?

Y en medio de todo eso, aparece Jesús, que “lo mira” y “le habla”. Lo invita a “volver a su lugar, a su estatura”… “Baja pronto que hoy tengo que alojarme en tu casa”.

Para “ver” a Jesús y “encontrarnos” con Él, necesitamos volver a nuestra “verdad”, reconocer y aceptar quienes somos en realidad, en lo más hondo de nosotros mismos. Allí Jesús se aloja, viene a la casa de nuestras vidas, de nuestro corazón, y obra su acción transformadora. No rechazándonos ni recriminándonos nada, como hace la multitud, murmurando contra Zaqueo y contra Jesús, sino mirándonos con ternura y misericordia, recordándonos que nuestro valor más profundo y verdadero está en ser “hijos de Dios” (“este hombres es un hijo de Abraham”) e invitándonos a cambiar, a crecer, a vivir a su estilo.

  • Vuelve a leer el texto… Intenta “entrar” en la escena con tu imaginación. Mira los personajes que aparecen, escucha lo que dicen, observa cómo reaccionan… Ponte en el lugar de Zaqueo, escucha la invitación de Jesús de ir a alojarse en “tu casa”… Déjate mirar por Él en lo más profundo de tu corazón…
    ¿Qué le contarías a Jesús? ¿De qué hablarían? ¿Qué le pedirías que transforme en tu vida, en tu corazón?

ORACIÓN FINAL
Señor Jesús, como Zaqueo, te buscamos
y queremos que Tú llegues a nuestra casa,
a nuestro corazón, para que allí
nos transformes y nos vivifiques.
Te buscamos Señor, queremos encontrarte,
queremos que Tú seas el sentido
y la razón de nuestra vida.
Te pedimos tu ayuda, para que nos des la gracia
de ser capaces de dejar y abandonar
lo que no nos ayuda a vivir tu estilo de vida,
tu manera de ser, para que vivamos como Tú,
amemos como Tú, demos la vida como Tú,
amando y sirviendo, como lo hiciste Tú. Que así sea.

Hna. Fernanda Díaz ecj.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede utilizar estos atributos y etiquetas HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>