Diario Reflexiones

26 de noviembre Comentario del Evangelio

“Levantando los ojos, Jesús vio a unos ricos que ponían sus ofrendas en el tesoro del Templo. Vio también a una viuda de condición muy humilde, que ponía dos pequeñas monedas de cobre, y dijo: “Les aseguro que esta pobre viuda ha dado más que nadie. Porque todos los demás dieron como ofrenda algo de lo que les sobraba, pero ella, de su indigencia, dio todo lo que tenía para vivir“. Lucas 21, (1-14).

Comentario del Evangelio: Seguir leyendo

Semana CEI 26/11/2018

Te informamos sobre las noticias que sucedieron la semana pasada en el Centro de Espiritualidad Ignaciana, y te animamos a participar de las actividades que tenemos en el mes de diciembre.

Ximena Figueroa junto al P. Jaime Castellón SJ. finalizaron el acompañamiento de los 8 días de Ejercicios Espirituales en la Casa Padre Hurtado. Se realizó la última sesión de la Escuela de Perdón y Reconciliación (ESPERE) dirigida por Katie Van Cauwelaert en alianza con la Fundación ESPERE AMPIN. Se integró Montserrat Olave para apoyar las comunicaciones del CEI; su contacto es montserrat.cei@ignaciano.cl. El sábado 24 se llevó a cabo la Jornada de conversación “Tomémonos un café y hablemos de nuestro laicado” en la Capilla Santa Teresita de Lisièux en la Las Condes. El sábado 01 de diciembre, el P. Tony Mifsud SJ. realizará el “Retiro de una mañana” donde invita a reflexionar sobre el nacimiento de Jesús y a prepararnos para Navidad; se realizará en el Edificio Arrupe y será transmitirá vía streaming a regiones (inscripciones aquí).

Más actividades aquí. 

25 noviembre Comentario del Evangelio

“Pilato llamó a Jesús y le preguntó: “¿Eres Tú el rey de los judíos?”

Jesús le respondió: “¿Dices esto por ti mismo u otros te lo han dicho de mí?”

Pilato replicó: “¿Acaso yo soy judío? Tus compatriotas y los sumos sacerdotes te han puesto en mis manos. ¿Qué es lo que has hecho?”

Jesús respondió:

“Mi realeza no es de este mundo. Si mi realeza fuera de este mundo, los que están a mi servicio habrían combatido para que Yo no fuera entregado a los judíos. Pero mi realeza no es de aquí”.

Pilato le dijo: “¿Entonces Tú eres rey?” Jesús respondió:

“Tú lo dices: Yo soy rey. Para esto he nacido y he venido al mundo: para dar testimonio de la verdad. El que es de la verdad, escucha mi voz””. Juan 18, (33b-37).

Comentario del Evangelio: Seguir leyendo

24 noviembre Comentario del Evangelio

Se acercaron a Jesús algunos saduceos, que niegan la resurrección, y le dijeron: “Maestro, Moisés nos ha ordenado: “Si alguien está casado y muere sin tener hijos, que su hermano, para darle descendencia, se case con la viuda”.  Ahora bien, había siete hermanos. El primero se casó y murió sin tener hijos. El segundo se casó con la viuda, y luego el tercero. Y así murieron los siete sin dejar descendencia. Finalmente, también murió la mujer. Cuando resuciten los muertos, ¿de quien será esposa, ya que los siete la tuvieron por mujer?”

Jesús les respondió: “En este mundo los hombres y las mujeres se casan, pero los que son juzgados dignos de participar del mundo futuro y de la resurrección no se casan.  Ya no pueden morir, porque son semejantes a los ángeles y son hijos de Dios, al ser hijos de la resurrección.

Que los muertos van a resucitar, Moisés lo ha dado a entender en el pasaje de la zarza, cuando llama al Señor “el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob”. Porque Él no es un Dios de muertos, sino de vivientes; todos, en efecto, viven para Él”.

Tomando la palabra, algunos escribas le dijeron: “Maestro, has hablado bien”. Y ya no se atrevían a preguntarle nada”. Lucas  20 (27-40).

Comentario del Evangelio: Seguir leyendo

21 noviembre Comentario del Evangelio

“Jesús estaba hablando a la multitud, cuando su madre y sus hermanos, que estaban afuera, trataban de hablar con Él. Alguien le dijo: “Tu madre y tus hermanos están ahí afuera y quieren hablarte”.

Jesús respondió. “¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos?” Y señalando con la mano a sus discípulos, agregó: “Éstos son mi madre y mis hermanos. Porque todo el que hace la voluntad de mi Padre que está en el cielo, ése es mi hermano, mi hermana y mi madre””. Mateo 12 (46-50).

Comentario del Evangelio: Seguir leyendo

20 noviembre Comentario del Evangelio

“Jesús entró en Jericó y atravesaba la cuidad. Allí vivía un hombre muy rico llamado Zaqueo, que era el jefe de los publicanos. Él quería ver quién era Jesús, pero no podía a causa de la multitud, porque era de baja estatura. Entonces se adelantó y subió a un sicomoro para poder verlo, porque iba a pasar por allí. Al llegar a ese lugar, Jesús miró hacia arriba y le dijo: «Zaqueo, baja pronto, porque hoy tengo que alojarme en tu casa». Zaqueo bajó rápidamente y lo recibió con alegría. Al ver esto, todos murmuraban, diciendo: «Se ha ido a alojar en casa de un pecador». Pero Zaqueo dijo resueltamente al Señor: «Señor, voy a dar la mitad de mis bienes a los pobres, y si he perjudicado a alguien, le daré cuatro veces más». Y Jesús le dijo: «Hoy ha llegado la salvación a esta casa, ya que también este hombres es un hijo de Abraham, porque el Hijo del hombre vino a buscar y a salvar lo que estaba perdido»“. Lucas 19 (1-10).

Comentario del Evangelio: Seguir leyendo

19 noviembre Comentario del Evangelio

“Al acercarse Jesús a Jericó, estaba un ciego sentado junto al camino pidiendo limosna; al oír que pasaba gente, preguntó qué era aquello. Le informaron que pasaba Jesús el Nazareno, y empezó a gritar, diciendo: “Jesús, hijo de David, ten compasión de mí”. Los que iban delante le increpaban para que se callara, pero él gritaba mucho más:
“Hijo de David, ten compasión de mí”. Parándose Jesús, mandó que se lo trajeran y, cuando se hubo acercado, le preguntó: “¿Qué quieres que te haga?”. Él dijo: “Señor, que vea”. Jesús le dijo: “Ve. Tu fe te ha salvado”. Y al instante recobró la vista, y le seguía
glorificando a Dios. Y todo el pueblo, al verlo, alababa a Dios
“. Lucas 18 (35-43).

Comentario del Evangelio: Seguir leyendo

18 noviembre Comentario del Evangelio

“Jesús dijo a sus discípulos:
En aquellos días, el sol se oscurecerá, la luna dejará de brillar, las estrellas caerán del cielo y los astros se conmoverán. Y se verá al Hijo del hombre venir sobre las nubes, lleno de poder y de gloria. Y Él enviará a los ángeles para que congreguen a sus elegidos desde los cuatro puntos cardinales, de un extremo al otro del horizonte.

Aprendan esta comparación, tomada de la higuera: cuando sus ramas se hacen flexibles y brotan las hojas, ustedes se dan cuenta de que se acerca el verano. Así también, cuando vean que suceden todas estas cosas, sepan que el fin está cerca, a la puerta.

Les aseguro que no pasará esta generación, sin que suceda todo esto. El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán. En cuanto a ese día y a la hora, nadie los conoce, ni los ángeles del cielo, ni el Hijo, nadie sino el Padre“. Marcos 13 (24-32).

Comentario del Evangelio: Seguir leyendo

16 noviembre Comentario del Evangelio

Jesús dijo a sus discípulos:

“En los días del Hijo del hombre sucederá como en tiempos de Noé. La gente comía, bebía y se casaba, hasta el día en que Noé entró en el arca y llegó el diluvio, que los hizo morir a todos.

Sucederá como en tiempos de Lot: se comía y se bebía, se compraba y se vendía, se plantaba y se construía. Pero el día en que Lot salió de Sodoma, cayó del cielo una lluvia de fuego y de azufre que los hizo morir a todos. Lo mismo sucederá el Día en que se manifieste el Hijo del hombre.

En ese Día, el que esté en la azotea y tenga sus cosas en la casa no baje a buscarlas. Igualmente, el que esté en el campo no vuelva atrás. Acuérdense de la mujer de Lot. El que trate de salvar su vida la perderá; y el que la pierda la conservará.

Les aseguro que en esa noche, de dos que estén en el mismo lecho, uno será llevado y el otro dejado; de dos mujeres que estén moliendo juntas, una será llevada y la otra dejada”.

Entonces le preguntaron: “¿Dónde sucederá esto, Señor?” Jesús les respondió: “Donde esté el cadáver, se juntarán los buitres”. Lucas 17 (26-37).

Comentario del Evangelio: Seguir leyendo

11 noviembre Comentario del Evangelio

“Jesús enseñaba a la multitud: Cuídense de los escribas. Les gusta pasear con largas túnicas, que los saluden por la calle, buscan los primeros asientos en las sinagogas y los mejores puestos en los banquetes. Con pretexto de largas oraciones, devoran los bienes de las viudas. Ellos recibirán una sentencia más severa.

Jesús se sentó frente a la sala del tesoro del Templo y miraba cómo la gente depositaba su limosna. Muchos ricos daban en abundancia. Llegó una viuda pobre y echó unas moneditas de muy poco valor. Entonces llamó a los discípulos y les dijo: Les aseguro que esa pobre viuda ha dado más que todos los demás. Porque todos han dado de lo que les sobra; pero ella, de su indigencia, ha dado todo lo que poseía, todo lo que tenía para vivir“. Marcos 12 (38-44).

Comentario del Evangelio: Seguir leyendo

08 noviembre Comentario del Evangelio

“Todos los publicanos y pecadores se acercaban a Jesús para escucharlo, pero los fariseos y los escribas murmuraban, diciendo: Este hombre recibe a los pecadores y come con ellos. Jesús les dijo entonces esta parábola: Si alguien tiene cien ovejas y pierde una, ¿no deja acaso las noventa y nueve en el campo y va a buscar la que se había perdido, hasta encontrarla? Y cuando la encuentra, la carga sobre sus hombros, lleno de alegría, y al llegar a su casa llama a sus amigos y vecinos, y les dice: Alégrense conmigo, porque encontré la oveja que se me había perdido. Les aseguro que, de la misma manera, habrá más alegría en el cielo por un solo pecador que se convierta, que por noventa y nueve justos que no necesitan convertirse.

Y les dijo también: Si una mujer tiene diez dracmas y pierde una, ¿no enciende acaso la lámpara, barre la casa y busca con cuidado hasta encontrarla? Y cuando la encuentra, llama a sus amigas y vecinas, y les dice: “Alégrense conmigo, porque encontré la dracma que se me había perdido.

Les aseguro que, de la misma manera, se alegran los ángeles de Dios por un solo pecador que se convierte“. Lucas 15 (1-10).

Comentario del Evangelio: Seguir leyendo