Inicia tu Discernimiento Espiritual

¿Hacia dónde apuntamos entonces con el discernimiento? Apuntamos a que nos podamos conocer y reconocer en lo que somos, sentimos, pensamos y vivimos. De algún modo el camino del discernimiento es la entrada dentro de uno mismo para descubrir allí qué es lo que hay.

Es una experiencia más o menos común a todos nosotros que en ocasiones nos sentimos “enredados”, es decir, confundidos en nuestro interior con pensamientos contrarios o contradictorios, sentimientos diversos, etc. ¿Qué es lo que pasa?, ¿cómo enfrentar esta situación? Evidentemente se trata de un problema de discernimiento; tenemos que comenzar a discernir.

Discernir quiere decir discriminar, separar, intentar deshojar lo que está ocurriendo y reconocer los elementos que están allí presentes.

Nosotros tenemos o experimentamos sentimientos (alegría, ira, etc.) y pensamientos; a la hora de intentar discernir mis situaciones es importante en primer lugar tener claro qué es un sentimiento y qué es un pensamiento. Y esto porque, p.e., el pensamiento es racional y por tanto será en ese plano que debo enfocarlo, analizarlo, etc., mientras que el sentimiento no es racional, es a-racional y por tanto tengo que enfocarlo con otros medios, no con razones. Uno de los problemas del discernimiento es el enfocar sentimientos con elementos racionales.

Soplos del Espíritu. Taller de Discernimiento.
Cuaderno de Espiritualidad 103.
Horacio Carrau SJ.

Si quieres profundizar en el Discernimiento Espiritual, te invitamos a vivir al Taller 2018 de Discernimiento Espiritual: Clic aquí.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede utilizar estos atributos y etiquetas HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>