Él siempre sorprende, Ejercicios en la Vida Cotidiana

 

Desde su origen el Centro de Espiritualidad Ignaciana (CEI) ha tenido por objetivo aclarar qué son los Ejercicios Espirituales de San Ignacio, darlos a conocer y preparar personas para que los den (llamados acompañantes). Desde ahí surgen las distintas actividades para formar acompañantes y también la numerosa oferta de fechas de Ejercicios planificada para el año completo.


De las modalidades ofrecidas, se distinguen los Ejercicios en la Vida Corriente (EVC), que como bien indican su nombre se viven en la cotidianeidad de las personas, en su día a día, facilitando la experiencia de Dios en la vida común y corriente.

Es a través del esfuerzo y dedicación que durante estos años se han podido organizar grupos EVC en distintos lugares de Santiago. Reunión de personas comunes y corrientes que comparten sus vivencias particulares de oración diaria juntándose una vez a la semana.
Cecilia, quien lleva 9 años coordinando los EVC y colaborando en el Centro de Espiritualidad, cuenta que “es verdaderamente conmovedor poder ser testigo de esta experiencia, que no es una terapia de grupo, no son pautas de comportamiento, no es un taller donde ir a aprender un conocimiento, sino un encuentro real con nuestro Padre”.

Es clara en mencionar que si bien la experiencia no cambia las condiciones de la persona donde se desarrolla su vida familiar, laboral, etc., sí “cambia la mirada, cambia como el ejercitante se  para frente a los acontecimientos de la vida. Sus vidas empiezan a tener un nuevo sentido.”
Revela que quienes viven los EVC “cambian la mirada hacia su familia, en su trabajo, en la manera de relacionarse con los otros, sienten que ya hay algo distinto en su vida, algo ha sucedido en su corazón, que no le permite seguir pasando sobre la vida sin tocarla, sin penetrar profundamente en ella”. Tal como lo hacen los Ejercicios en cualquier otra modalidad, los EVC evidencian inmediatamente los efectos de Dios en la cotidianeidad de cada persona, en el vivir día a día.

Sobre el perfil de quienes llegan a vivirlos, Cecilia nos comenta que esta modalidad acoge a personas con un recorrido espiritual muy variado, desde el más básico al nivel más experto. Destaca que “a veces existen muchas resistencias a entrar en lo más profundo de su interioridad, resistencia a abrir las puertas de su corazón para dejar entrar al Señor, pero Él siempre sorprende, y con su delicadeza, su sutileza, va venciendo barreras, y va instalándose en el corazón de cada uno, respetando la libertad que Él mismo nos ha regalado”.

La principal ventaja de vivirlos en esta modalidad es que una vez a la semana se juntan acompañante y ejercitantes “y eso tiene la gran riqueza  de poder compartir lo que cada uno está viviendo y como el Señor actúa en ellos”. Clave es la interpelación de unos y otros en el momento de compartir la oración ya que sin duda enriquece la experiencia.

Cecilia comenta que el Centro de Espiritualidad hoy cuenta con más de 30 acompañantes disponibles, comprometidos y con una profunda formación para abordar la misión de acompañar los EVC. “Es gracias a la disponibilidad y gratuidad de ellos que podemos acompañar a los diversos grupos pertenecientes a los distintos lugares de la ciudad, a alrededor de 100 personas cada año”.

Si bien cataloga la misión como gratificante, muchas veces reconoce el estrés que surge ante la incertidumbre de cuántos ejercitantes habrá cada año, cuántos lugares estarán dispuestos y qué acompañante se ubicará en cada grupo, “con la confianza puesta en Él y nuestros deseos, su Espíritu siempre sopla fuerte y va desenredando todo aquellos que nos va dificultando y los EVC comienzan, y su paso delicado y amoroso por cada uno de los ejercitantes empezamos a palparlo”.

 
     
 

¿QUIERES VIVIR LOS EVC? clic aquí

 
   
  ***  

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede utilizar estos atributos y etiquetas HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>